lunes, septiembre 18, 2006

HERNÁN MIRANDA

ESTAMOS EN LA CIUDAD

La cabeza del toro colgada de un gancho en la tienda del
carnicero
poco nos podrá decir de extensas, feraces praderas
o del sol que hiciera crecer los pastos
a la altura de un hombre de buena estatura.
Estamos en la ciudad. Nadie se equivoque.
Las mesas y las sillas ya no recuerdan aquí a los bosques.
Las piedras de río se las pelean los coleccionistas.
El viento huele a veces a motores Diesel, a asfalto
recalentado.
Los gorriones anidan felices en los transformadores de alta
tensión.

Etiquetas:

1 Comentarios:

A la/s 1:02 p. m., Blogger Jorge Andrés dijo...

¿No será un poco descriptivo este texto?

Saludos,
Jorge

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal

eXTReMe Tracker